Hay muchos dolores odiosos, pero sin duda el más molestoso de todos, según nuestra propia experiencia…